Safo de Lesbos

Resultado de imagen de imagen safo lesbos

Safo nace en la pequeña aldea de Eresos situada en la isla de Lesbos. No se sabe a ciencia cierta su fecha de nacimiento, pero se calcula que fue entre los años 630 y 612 A. C. Desde Eresos su familia se traslada a la capital de la isla, Mitilene.

Safo procedía de una familia noble y adinerada. Su padre Skamandar era un rico comerciante de vinos; tenía tres hermanos menores que ella. Cuando se declara la guerra entre Lesbos y Atenas con motivo de las disputa por Sigui, una pequeña colonia situada cerca del estrecho de los Dardanelos y tenía una gran importancia estratégica para el comercio griego. Esta guerra provocó la llamada a filas de su padre. En dicha guerra muere Skamandar.

Siendo todavía muy joven, Safo se hace cargo del negocio familiar, el cual alcanza su máximo esplendor bajo su dirección.

En la Antigua Grecia, la mujer gozaba de los mismos derechos que el hombre. Esto también se produce en la isla de Lesbos, zona de tránsito comercial que recibía la influencia de diversas culturas. Esto permitió ser un lugar muy liberal y cosmopolita.

Sin embargo, se ha tenido como modelo a la ciudad de Atenas, donde el papel de las mujeres era mínimo a diferencia como vemos del resto de Grecia. No tenían derecho a la educación y sólo se ocupaban de las labores domésticas, salvo que se fuera cortesana (hetaira). Este hecho les permitía tener acceso a la cultura y a la vida social. Ello explica porque Safo fue muy criticada en el mundo ateniense.

Participó activamente en las luchas políticas, que tenían lugar en Lesbos, y mostró su oposición al tirano que gobernaba la isla Pitaco. Estuvo implicada en una conspiración para matar a Pitaco, y junto a otros fue detenida al ser descubierta dicha conspiración. Pitaco perdono la vida a los estos, pero tuvieron que exiliarse en torno al año 593 a. C.

Salió camino de Siracusa, en la isla de Sicilia y en ella permaneció unos seis años. En su estancia en dicha ciudad se casó con el rico mercader Kerkilos, que era mucho mayor que ella, con la que tuvo una hija llamada Kleis. Durante su estancia en Siracusa desarrolló una vida intelectual muy intensa, estuvo en contacto con las otras culturas mediterráneas, que le enriquecieron muchísimo a nivelo personal.

En esta época, Safo se convirtió en el centro de la vida cultural y artística de la ciudad siciliana. Su marido falleció al poco tiempo del matrimonio, dejándole una gran fortuna económica.

El tirano Pitaco, seis años después, levantó el castigo a sus conspiradores y Safo pudo regresar a Lesbos. Pitaco era un buen gobernante y se ganó el respeto de las gentes, incluso de sus antiguos conspiradores. Cuando éste falleció, Safo en su entierro tuvo palabras de elogios para él.

Resultado de imagen de imagen safo lesbos

Safo fundó en Mitelene una academia, en la que enseñaba arte, canto, danza y literatura a muchachas jóvenes. Dedicó a sus alumnas odas nupciales cuando se preparaban para casarse.

Amó tanto a mujeres como a hombres, algo que a nosotros actualmente nos sorprende, pero era una práctica habitual y aceptable tanto en el mundo griego, como romano. En su poesía cantó su amor hacia las mujeres sin recato alguno. Esto provocó, que muchos siglos después fuera mal vista y se hablara de ella de forma despectiva sobre todo en el mundo cristiano, donde las prácticas homosexuales son mal vistas.

Resultado de imagen de imagen safo lesbos

Safo dio origen al término safismo, así como también es origen del término lesbianismo por su origen en la islas de Lesbos. Destacó sobre todas sus amadas, Atthi. Cuando la familia de ésta la retiraron de la academia para poderla casar, Safo escribió el doloroso poema “el adiós a Atthi”.

Atthi no ha regresado. / En verdad, me gustaría estar muerta. / Al abandonarme, ella lloraba. / “¡Ah Safo! Mi dolor es inmenso. / Me voy a pesar de ti……” / Y yo le respondí, / “Ve feliz, recuérdame. / ¡Ah ¡Tú sabes bien cuánto te quiero”.

Safo era una mujer de corazón ardiente, se enamoró en muchas ocasiones de forma apasionada. Embriagda de gozo una veces, y otra desgarrada por el dolor, dedica a las mujeres unas odas de calidad sublime y de incomparable sentimiento.

De la obra poética, que nos queda de Safo, destacan las poesías dedicadas a las mujeres y alguna a sus tres hermanos. Escribió nueve libros de odas, epitalamios o canciones nupciales, elegías e himnos, pero se conservan una mínima parte de ellos. Escribió sus obras en el dialecto aeólico y sus poemas alcanzaron una gran difusión en el mundo griego, romano y bizantino.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s