Vivir sin arte es morir en vida: la necesidad de crear

El vuelo de la lechuza

Niebla Unamuno.jpgPorque la mudez puede acarrear la indecible soledad y el agudo sufrimiento de la locura, pero dejar de leer es la muerte instantánea. Sería como vivir en un mundo sin oxígeno.

Rosa Montero, El amor de mi vida

Como para Rosa Montero vivir sin libros sería morir, aquí nos atrevemos a decir que vivir sin arte, en cualquiera de sus manifestaciones, sería morir. Morir en su sentido absoluto, es decir: dejar de existir. Fue Descartes quien sentenció “pienso luego existo”, el cual, por otro lado, se ha transformado a lo largo de la historia en múltiples variantes, entre las que cabría destacar “amo luego existo” –muy comentada por Unamuno en sus nivolas–. Sin embargo, equiparar pensar a existir sería otorgar a la capacidad racional el poder sobre todas las cosas, la cúspide de la pirámide, o en el segundo caso, al amor. Y aquí no…

Ver la entrada original 1.446 palabras más

Anuncios

El final trágico de una heroína romántica: Madame Bovary — La Villa de los Papiros

Basada en hechos reales, Flaubert se inspiró en un caso de los padres de nuestro escritor que eran de profesión médicos: la historia real de Delphine Delamare, la segunda esposa de un médico rural de Normandía, que se suicidó a los veintiséis años, tras haber contraido numerosas deudas y amantes, además de dejar huérfana a […]

a través de El final trágico de una heroína romántica: Madame Bovary — La Villa de los Papiros

El silbido del arquero

HUMANIDADES Y NTICS

Imagen relacionada

Novela de aventuras, novela de guerra, de exilio y de amor, El silbido del arquero es un viaje a los mitos de un pasado que aún ilumina nuestro presente. Cuando Eneas, huido del saqueo de Troya con su hijo y algunos hombres, naufraga en la costa africana, ante las playas de la ciudad de Cartago, su suerte queda en manos de la reina Dido. Héroe vagabundo y derrotado, una misteriosa profecía le señala como fundador de la venidera civilización romana. Siglos después, en un tiempo circular y envolvente, el poeta Virgilio tendrá que recrear, por encargo del emperador Augusto, esa aventura inicial y las glorias pasadas del Imperio ya victorioso, que oculta abismos de miseria y codicia tras sus fastuosos mármoles.

En un singular juego entre la historia y la leyenda, El silbido del arquero atrapa el reflejo de nuestros conflictos contemporáneos y la semilla de temas que…

Ver la entrada original 344 palabras más

Las Pankhurst: matriarcado por el sufragio femenino

Las voces ignoradas

Algo cambió en Inglaterra a finales del siglo XIX. Las mujeres inglesas llevaban pidiendo el voto femenino de forma pacífica a través de sus peticiones al Partido Liberal. Pero se cansaron. Se cansaron y decidieron pasar a la acción. Era la hora de las acciones públicas y directas. Las Pankhurst las lideraron.

El movimiento sufragista inglés: las suffragettes

Los inicios

Annie_Kenney_and_Christabel_Pankhurst Annie Kenney y Christabel Pankhurst

En 1903 una mujer llamada Emmeline Pankhurst y una de sus hijas, Christabel, formaron el WSPU: Women’s Social and Political Union. Un movimiento afín en un principio al Partido Laborista británico, aunque no tardaron en distanciarse

Las integrantes del WSPU, conocidas como las suffragettesde forma despectiva, y dirigidas por Emmeline. Estaban cansadas ya de la vía pacífica y apostaron por acciones más contundentes. Su lema era «hechos, no palabras» y llevaron a cabo acciones como:

  • Ataques a la…

Ver la entrada original 1.627 palabras más

Mary Shelley, hija de feminista y madre de Frankenstein

Las voces ignoradas

Mary Shelley fue una escritora, novelista, dramaturga, ensayista y filósofa británica que así, por ese nombre, puede que no os suene. Pero si os decimos Frankenstein seguro que todos y todas sabéis quién es. Pues es su madre. O su autora.

Publicó sus propias obras y también editó y promocionó las de su marido, el también escritor Percy Bysshe Shelley, un famoso poeta romántico.

Primeros años

Mary Shelley

Mary Shelley, de soltera Mary Godwin, nació en Londres en agosto de 1797. Jamás conoció a su madre, la precursora del movimiento feminista Mary Wollstonecraft, pero su legado y su obra la marcaron sobremanera. Era hija también del filósofo y político William Godwin.

En 1814 inició una relación con Percy B. Shelley, un seguidor político de su padre, que ya estaba casado y era mayor que ella. Pero eso no fue impedimento. Viajaron por Europa juntos y vivieron en Francia…

Ver la entrada original 555 palabras más