No creo poder tocar el cielo con las manos

 

Imagen relacionada
Amazon.es

La colección «Poesía portátil» nos brinda en No creo poder tocar el cielo con las manos una traducción inédita de algunos de los escasos textos que se conservan de la poeta griega Safo, figura clave en la tradición poética femenina europea.

Considerada la «Décima Musa» por Platón, los fragmentos conservados de la obra de Safo son escasos y constituyen una muestra fundamental de la primera poesía europea. Siendo ya en su época una autoridad, los siglos la han situado como un referente de la literatura femenina que ha inspirado por igual a hombres y mujeres. Los textos que nos quedan de su obra atestiguan una sensualidad intensa y delicada que canta los dolores y la alegría de la pasión amorosa.

«…y cuando ríes seductora. Entonces

el corazón me tiembla dentro del pecho,

pues en cuanto te miro no me sale

ni un hilo de voz.»

Ficha técnica

  • Título: No creo poder tocar el cielo con las manos (Flash Poesía)
  • Autor (es): Safo
  • Sello: LITERATURA RANDOM HOUSE
  • Idioma: español
  • Formato, páginas:E-BOOK EPUB
  • ISBN: 9788439733256
  • Temáticas: Poesía
  • Colección: Poesía portátil
  • Edad recomendada: Adultos

 

 

Anuncios

Un paseo por la vida de Simone de Beauvoir

HUMANIDADES Y NTICS

“Un paseo por la vida de Simone de Beauvoir”, editado por Lumen, ofrece la visión de Carmen G. de la Cueva (Alcalá del Río, Sevilla, 1986) sobre una de las personalidades más celebres del siglo XX, un icono para las mujeres, cuya vida, desde su infancia a su madurez, se expande en este libro hasta llegar a nuestros días.

Resultado de imagen de imagen Un paseo por la vida de Simone de Beauvoir

Quién fue Simone de Beauvoir es una de las preguntas que sirven de base y eje a Carmen G. de la Cueva para construir su biografía en torno a la misma. La autora, que ya había hablado de Beauvoir en su primer libro, “Mamá quiero ser feminista”, reivindica de nuevo la vida de la pensadora francesa, mediante el reflejo de su propia vida como lectora, comprobando una vez más la actualidad de sus enseñanzas.

Leer la obra de Simone de Beauvoir es, sin duda, leer historia. Es historia para comprender el…

Ver la entrada original 132 palabras más

Virginia Woolf, una feminista en un cuarto propio

Las voces ignoradas

Adeline Virginia Woolf nació en Inglaterra en 1882. Escritora de éxito, fue una figura destacada dentro de modernismo anglosajón y todo un exponente feminista del siglo XX, especialmente con el redescubrimiento de su obra a partir de los años 70 del siglo XX.

La obra de Virginia Woolf indaga en la condición de las mujeres, hablando de la construcción social de la identidad femenina (un tema tan recurrente en el feminismo) y reivindicando fuertemente el papel de la mujer escritora.

Sus obras más destacadas son:

  • La señora Dolloway – novela – 1925
  • Al faro – novela – 1927
  • Orlando: una biografía – novela – 1928
  • Una habitación propia – ensayo – 1929

Virginia Woolf

«Una mujer debe tener dinero y una habitación propia si va a escribir ficción.» Una habitación propia.

Orígenes y primeros años

Virginioa Woolf Virginia en casa con sus padres.

Su padre era el ensayista, novelista e historiador inglés sir

Ver la entrada original 471 palabras más

Dos mujeres imprescindibles del siglo XX: Elizabeth Bowen y Jeanne Hersch — El vuelo de la lechuza

Hay novelas que parecen haber sido escritas para leerlas en domingo. Más allá de la percepción subjetiva que a cada cual le sugiera este día de la semana, lo cierto es que las jornadas dominicales tienen algo de ocaso y, a la vez, de renacimiento. El final de la semana confluye, en el misterioso paso […]

a través de Dos mujeres imprescindibles del siglo XX: Elizabeth Bowen y Jeanne Hersch — El vuelo de la lechuza

Juicio a Helena: ¿ángel o demonio? Cuerpo femenino, cuerpo idealizado

El vuelo de la lechuza

Helena de Troya Daniel Gabriel Rosetti.jpgHelena de Troya, de Daniel Gabriel Rosetti (1828-1882)

La literatura, así como otras áreas del arte, han creado imágenes idealizadas de la mujer. Hay escritos, por ejemplo, que hacen de ellas arquetipos de la belleza, de la feminidad, de la maternidad, etc. Numerosos son los ejemplos que encontramos, como Dulcinea del Toboso, una mujer pura, bella y aristocrática en la mente del Caballero de la Triste Figura. Citemos también a Doña Inés, que salva a Don Juan del peligro del libertinaje. Mujeres angelicales. Pero también encontramos una idealización contraria, es decir, la demonización de algunas mujeres. Esta perspectiva negativa se establece, sobre todo, en el mundo griego. Pero también estos casos abundan en la literatura española, especialmente en la producción literaria del Siglo de Oro con, entre otras, La Celestina de Fernando de Rojas, una alcahueta vieja, fea y vil. Los autores…

Ver la entrada original 1.533 palabras más

Poesía necesaria como el pan de cada día

Si las historias de otros nos modificaran de verdad, sufriríamos menos por los bobos contratiempos cotidianos

La escritora checa Monika Zgustova en 2016.
La escritora checa Monika Zgustova

Una muchacha muy joven, Zayara Vesiólaya, vestida para ir a un baile, con trajecito de seda y tacones, es detenida una noche de 1949 por la policía, que irrumpe en su casa por sorpresa. Ahí comienza su viaje con destino al Gulag. ¿Y tú, por qué estás aquí?, le pregunta un compañero de desgracias. Ella responde casi con naturalidad: “Por mi padre; es enemigo del pueblo”. Ahí comienza la historia de Zayara, que se hará una mujer madura trabajando sin descanso, con fríos que no podemos calibrar cómo el cuerpo los soporta, bajo los insultos de los guardianes y cargando un peso que se diría imposible que sostuvieran los hombros de una mujer. Cuenta su historia en primera persona, porque Monika Zgustova, con enorme sensibilidad, no quiso interferir en el relato de unas mujeres que vivieron una experiencia de la que jamás podrían zafarse, por mucho que regresaran a la vida de las personas libres. Todo empezó cuando Zgustova asistió en 2008 a una reunión en Moscú de antiguos presos del Gulag; allí descubrió que las historias de las mujeres habían sido, como así suele ocurrir, menos contadas. Se propuso dar voz a estas supervivientes y las fue visitando en sus apartamentos de Moscú, Londres y París. Su escucha atenta le permitió apreciar la singularidad de cada historia pero también los elementos comunes que las unían. En muchos casos, las mujeres pagaban por los supuestos delitos de sus maridos o sus padres, dado que el estigma de una condena se contagiaba y toda una familia caía en desgracia.

 

Concha Espina, la autora que acarició el Nobel de Literatura

La escritora Concha Espina.
La escritora Concha Espina

Concha Espina (Santander, 1869-Madrid, 1955) es más que una estación de metro. O es una estación de metro porque fue mucho más: poeta, dramaturga, periodista y novelista compulsiva. Fue también —y ya se borró del recuerdo colectivo— la escritora española que estuvo más cerca del Nobel. En 1926 perdió frente a la italiana Grazia Deledda.

Una exposición dedicada a las mujeres que han ganado el premio a lo largo de la historia (48, una de ellas, Marie Curie, en dos ocasiones) recupera también la historia de la autora que pudo ser y no fue. Espina llegó a estar propuesta en nueve ocasiones y, en tres de ellas (1926, 1929 y 1931), fue candidata. “Fue propuesta al Nobel por 25 nominadores de numerosos países, entre ellos los españoles Jacinto Benavente, Gerardo Diego o Santiago Ramón y Cajal”, señala Belén Yuste, una de las comisarias de la muestra, que se puede visitar en el Museo Nacional de Ciencias Naturales (MNCN) hasta el próximo 20 de marzo. En la exposición, Espina comparte un espacio, A punto de Nobel, junto a la polaca Irena Sendler, que salvó a 2.500 niños judíos del gueto de Varsovia.

Tampoco accedería a la Real Academia de la Lengua (RAE), si bien fue distinguida con su premio por la obra Tierra de Aquilón en 1924. Concha Espina fue una autora popular —el tirón de su primera novela, La niña de Luzmela, hizo que el pueblo donde se inspiró adoptase este topónimo— y reconocida por las instituciones, también internacionales. Fue vicepresidenta de la Hispanic Society (pese a ello ha estado ausente de la muestra del Museo del Prado) y miembro de honor de la Academia de las Letras y las Artes de Nueva York.

Extracto del original en EL PAÏS.