“Me parece semejante a los dioses …”

Resultado de imagen de imagen amantes romanticas

Me parece semejante a los dioses aquel
que frente a tí
está sentado y te escucha cerca de tí,
que cantas dulcemente una historia
y ries amable; tu risa me
ha desgarrado el corazón en el pecho.
Pues cuando te miro a tí un instante, entonces me parece
que no puedo decir ni una palabra más,
sino que silenciosamente mi lengua se ha roto ,
y de pronto un fuego sutil se ha extendido bajo mi piel,
no veo nada con mis ojos
y mis oídos zumban.
Un sudor frío me resbala hacia abajo y un estremecrrmento
se apodera de todo mi cuerpo. y estoy más pálida
que la hierba, y me parece que me falta poco
par estar muerta.

Safo

 

“¡Oh, inmortal Afrodita, …”

¡Oh, inmortal Afrodita, de cincelado trono,
astuta hija de Zeus!, te suplico:
no domes con aflicciones ni disgustos,
oh Señora , mi alma.
Al contrario, ven aquí si ya en otra ocasión
oyendo desde lejos mis palabras,
me escuchaste, y abandonando la aúrea morada
de tu padre, viniste,
tras uncir un carro. Y te llevaron hermosos
gorriones rápidos en tomo a la negra tierra ,
agitando sus tupidas alas, desde el cielo ,
a través del éter.
y al instante llegaban y tú, bienaventurada,
tras dibujar una sonrisa en tu rostro inmortal,
preguntabas qué me había pasado entonces y por qué
de nuevo yo te llamo,
y qué deseo sobre todo que me ocurra
en mi alma enloquecida. “¿A quién de nuevo convierto
…………………. a tu amor?, ¿quién, Sara, te daña?
Pues si te huye, rápido te persegu irá,
si regalos no acepta, los dará,
y si no ama, rápido amará,
aunque no quiera .”
Ven a mí también ahora y líbrame
del pesado tormento, y cuanto mi alma
desea, cúmplemelo, hazlo, sé tú misma
mi aliada en la lucha.

Safo

 

“Ven aquí, a mí, …”

Resultado de imagen de imagen manzano

Ven aquí, a mí, desde Creta, a este sagrado
templo, donde te espera un delicioso recinto sagrado
de manzanos, y altares perfumados
con incienso.
y en él el agua fresca resuena a través de las ramas
de los manzanos, todo el lugar está cubierto
con las sombras de los rosales, y el sueño se desliza
entre las hojas temblorosas.
y en él un prado en el que pacen caballos está cubierto
de flores primaverales, y los vientos
soplan dulcemente …
y aquí, tú, Cipris, tomando las ínfulas,
vierte en doradas copas
el néctar delicadamente mezclado
en los festines

Safo

“Cuando te nombran” de Gloria Fuertes

Resultado de imagen de imagen Gloria Fuertes
Gloria Fuertes (Madrid, 1917-1998)

CUANDO TE NOMBRAN

Cuando te nombran,
me roban un poquito de tu nombre;
parece mentira,
que media docena de letras digan tanto.

Mi locura seria deshacer las murallas con tu nombre,
iría pintando todas las paredes,
no quedaría un pozo
sin que yo asomara
para decir tu nombre,
ni montaña de piedra

donde yo no gritara
enseñándole al eco
tus seis letras distintas.

Mi locura sería,
enseñar a las aves a cantarlo,
enseñar a los peces a beberlo,
enseñar a los hombres que no hay nada,
como volverme loco y repetir tu nombre.

Mi locura sería olvidarme de todo,
de las 22 letras restantes, de los números,

de los libros leídos, de los versos creados.
Saludar con tu nombre.
Pedir pan con tu nombre.
– siempre dice lo mismo- dirían a mi paso, y yo, tan orgullosa, tan feliz, tan campante.
Y me iré al otro mundo con tu nombre en la boca,
a todas las preguntas responderé tu nombre
– los jueces y los santos no van a entender nada-
Dios me condenaría a decirlo sin parar para siempre.